top of page
Search

¿Quién dijo que los salarios tienen que ser un secreto?


En un mundo donde la transparencia y la igualdad son valores cada vez más valorados, ¿por qué los salarios de las empresas siguen siendo un tema tabú? ¿Por qué la gente tiene miedo de hablar abiertamente sobre lo que gana y lo que no gana?


La respuesta es simple: la falta de transparencia en los salarios ha permitido que persisten las desigualdades salariales. Si los empleados supieran exactamente lo que sus colegas ganan, podrían luchar por un trato justo y equitativo. Pero eso no es lo que quieren las empresas. Les gusta mantener el control y asegurarse de que sus empleados no sepan lo que están perdiendo.


Sin embargo, esto está cambiando. Cada vez más empresas están haciendo públicos sus rangos salariales, lo que significa que los empleados pueden comparar sus salarios con los de sus colegas y luchar por una mejora si es necesario. Noruega es un claro ejemplo de que esta implementación es posible.


Y aunque algunos argumentan que esto puede ralentizar el crecimiento salarial, lo cierto es que es un paso hacia una mayor igualdad y justicia.

Así que, ¿por qué no hacer públicos todos los salarios? ¿Por qué permitir que las desigualdades salariales continúen en pleno siglo XXI?



La transparencia es la clave para una sociedad más justa y equitativa.

¿Estás dispuesto a luchar por ella?

1 view0 comments

コメント


bottom of page